21 de abril de 1967: las historias de los primeros muertos de la junta

21 de abril de 1967: las historias de los primeros muertos de la junta

Los registrados «muertos de la junta», llegan a los 88 y sus nombres se pronuncian en la «invitación de los muertos» en el aniversario del levantamiento de la Politécnica. Cientos más fueron «aplastados» en las Islas Xeron desplazados por la junta, muriendo varios años después, sin ser registrados como víctimas.

Serían seguidos por varias decenas de personas que pagaron con sus vidas sus acciones. Los registrados «muertos de la junta», llegan a los 88 y sus nombres se pronuncian en la «invitación de los muertos» en el aniversario del levantamiento de la Politécnica . Cientos más fueron «aplastados» en las Islas Xeron desplazados por la junta , muriendo varios años después, sin ser registrados como víctimas.

Los asesinos de los tres primeros muertos de la dictadura fueron castigados con sentencias -caricia y con una defensa que se refiere directamente a los asesinatos del Estado moderno. El motivo de la expulsión de balas.

Maria Kalavrou
La primera víctima de la dictadura, Maria Kalavrou, de 24 años, quien, enfadada por los tanques que desfilaron en la calle Patision, donde estaba con su hermana, le sonrió a uno de ellos.

El teniente coronel Ioannis Albanis giró la torreta del tanque hacia ella y con una ráfaga de cinco metros la arrojó muerta. Al describir la escena, su hermana dice: “Mientras mi hermana y yo caminábamos, escuché un disparo y luego vi a mi hermana derrumbarse en la acera. Creí que se había desmayado. «Pero cuando me incliné vi la sangre».

Cuando asesinó a Maria Kalavrou, Ioannis Albanis era teniente coronel. El fin de la dictadura lo encontró un maestro. La condena que se le impuso en primera instancia fue de 5,5 años, mientras que tras la apelación y el nuevo juicio de 1977 se redujo a solo tres años.

Vassilis Peslis
El mismo día, el día de la imposición de la dictadura, también cayó muerto Vassilis Peslis, de 15 años. Estaba entre muchas personas que se habían reunido en Attica Square para enterarse de lo que estaba pasando, ruidoso por el desfile de tanques en el centro de la ciudad.

Un disparo del sargento Lymperis Andrikopoulos dispersó a la multitud. Solo quedó el cuerpo sin vida del joven de 15 años. El disparo lo había encontrado en la cabeza, según el testigo Dimitris Telonis. Otro testigo dijo que cuando le preguntó a Andrikopoulos por qué había matado al niño, la respuesta que recibió fue «Me maldijo, me llamó gilipollas».

El médico forense Ayoutantis, recopiló una falsa necropsia que hablaba de la expulsión de la bala, algo que evidenció un accidente. Resultó que al niño le habían disparado directamente. Las responsabilidades del médico forense en el juicio de 1976 ya habían expirado, mientras que Andrikopoulos, que al final de la junta lo encontró un oficial de policía en El Pireo, fue condenado a solo 8 años de prisión.

Panagiotis Ellis
El comunista, combatiente de la resistencia y makronisiotis, Panagiotis Ellis, es el primer asesinato puramente político de la junta. Planificado por el mecanismo de los Coroneles, es detenido con la imposición de la dictadura, el 21 de abril. Junto con otros 700 ciudadanos de izquierda, son conducidos al hipódromo en el delta de Faliriko.

Testigo del asesinato cuatro días después de su arresto, el historiador Tassos Vournas, quien describe el incidente en su libro «Historia de la Grecia moderna». Junta, Archivo de Chipre «. «… Estábamos acostumbrados a los sonidos, los gritos y las palabrotas.

-¡Trochadin! le gritó.

El prisionero Panagiotis Elis, un hombre de unos 40 años, usaba pantuflas en los pies, lo que lo obligaba a caminar menos que si usara zapatos.

-¡Trochadin! le gritó y lo empujó con el cañón, pero Elis seguía caminando con normalidad.

-¿Eso dicen en tu aldea? el carcelero desgarra y maneja furiosamente con el cañón dos golpes múltiples a los costados de Ellis.

En ese momento se escuchó un extraño doble clic, algo así como «flop», «flop», y de repente Elis se derrumbó en el umbral de la puerta. Y antes de que los demás detenidos pudieran darse cuenta de lo sucedido, se escucharon los gritos de un oficial, que había corrido allí amarillo como un limón …

… En efecto, en la parte baja de las costillas, encontraron la entrada de dos balas múltiples que habían atravesado el pecho, habían cortado la aorta en la zona del corazón y se habían detenido debajo de la piel en la axila izquierda de la víctima.

El teniente coronel Kotsaris Konstantinos es el asesino … «

La entrada 21 de abril de 1967: las historias de los primeros muertos de la junta se publicó primero en .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *