Los riesgos de la falta de vitaminas

Los riesgos de la falta de vitaminas

Una dieta balanceada aporta la cantidad de energía que el cuerpo necesita para su funcionamiento, además de los nutrientes básicos para prevenir enfermedades. Los riesgos de la falta de vitaminas son muchos. Por eso, estos elementos deben formar parte de la dieta diaria.

Una buena alimentación incluye nutrientes esenciales y no esenciales. Las vitaminas no pueden faltar. El nombre “vitaminas” reúne dos raíces: “vita” y “amina”; significa que son las aminas vitales para el organismo.

Los riesgos de la falta de vitaminas del complejo B

Se cree que la fibromialgia se debe a problemas en el sistema nervioso central

El complejo B es un grupo de ocho vitaminas. Todas influyen sobre el metabolismo celular y están asociadas al sistema nervioso. Su deficiencia llega a ser muy peligrosa en muchos casos.

Estos son los riesgos de la falta de vitaminas del complejo B:

  • Vitamina B1 o Tiamina. Su deficiencia facilita que una persona contraiga la enfermedad neurológica llamada “Beri-Beri”. Esta puede conducir a trastornos cardiovasculares.
  • Vitamina B2 o Riboflavina. Su déficit origina problemas en las mucosas, como ojo seco, lagrimeo constante, inflamación de la lengua, etc.
  • Vitamina B3 o Niacina. La falta de esta vitamina ocasiona una enfermedad grave llamada “pelagra”.
  • Vitamina B5 o Ácido pantoténico. Su deficiencia origina problemas neurológicos, dermatológicos y gastrointestinales.
  • Vitamina B6 o Piridoxina. Da pie a problemas digestivos o nerviosos, cuando no tiene un nivel normal.
  • Vitamina B9 o Ácido fólico. La falta de esta vitamina desencadena anemia de tipo megaloblástico. También afecta el crecimiento y el desarrollo mental normal.
  • Vitamina B8 o Biotina. Cuando no hay suficiente cantidad de esta vitamina hay riesgo de padecer dermatitis y problemas gastrointestinales, nerviosos y musculares.
  • Vitamina B12 o Cobalamina. Su deficiencia da origen a la anemia perniciosa y a problemas sanguíneos y neuromusculares.

Deficiencia de vitamina C

La falta de vitamina C puede originar una enfermedad llamada “escorbuto”. Esta se caracteriza por debilitar las encías y llevarlas a sangrar. A medio plazo causa la pérdida de piezas dentales.

También puede provocar anemia, alteraciones en la piel y el cabello. Es usual que dé origen a hemorragias y, a la vez, dificultad para que cicatricen.

La falta de vitamina D

Osteopetrosis huesos demasiado densos

El déficit de vitamina D ocasiona con frecuencia una enfermedad llamada osteomalacia. Esta es una dificultad ósea, muy parecida al raquitismo. Se caracteriza porque termina haciendo que los huesos sean muy frágiles.

Muchos investigadores sospechan que la falta de vitamina D también incide sobre varios tipos de cáncer. Hay evidencia de una relación entre la deficiencia de vitamina D y el cáncer de ovario, de próstata, de pecho y de colon.

También es usual que quienes no tienen un buen nivel de vitamina D padezcan de fatiga crónica y enfermedades autoinmunes. Las más usuales son diabetes tipo 1, esclerosis múltiple, desórdenes afectivos, artritis, etc.

 

Déficit de vitamina E

Los riesgos de la falta de vitaminas son muy altos. Aunque no es común que haya déficit de vitamina E, cuando se presenta tiene graves consecuencias. Lo usual es que no haya suficiente cantidad de esta vitamina en los tres siguientes casos:

  • Cuando alguien tiene enfermedades metabólicas como fibrosis cística, enfermedad celiaca y otras.
  • Si un bebé nace prematuramente y tiene muy bajo peso.
  • En caso de que exista una anomalía genética.

La falta de vitamina E ocasiona problemas neurológicos. También sensación de fatiga y debilidad, así como anemia. Se sospecha que hay una relación entre el déficit de esta vitamina y la esterilidad.

Carencia de vitaminas K y A

hemorragia nasal

Otra de los elementos nutrientes  muy importantes para el organismo. La vitamina K se conoce también como la “vitamina antihemorrágica”. Como el nombre lo indica, participa en los procesos de coagulación y detención de las hemorragias. Por eso su déficit da origen a severos problemas.

Así mismo, es causa de dificultades en el desarrollo de los huesos. Da origen a malformaciones en el sistema óseo. También a la concentración de sales insolubles en las paredes de las arterias.

El déficit de vitamina A no es frecuente. Cuando se presenta, ocasiona limitaciones en la visión, e incluso ceguera. También influye en los problemas de la piel y en el crecimiento y desarrollo de los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *