Falta de oportunidades impide jóvenes se desarrollen en SDE

Falta de oportunidades impide jóvenes se desarrollen en SDE

SANTO DOMINGO ESTE, RD.- Cada día sortean la pobreza y el peligro de vivir en medio de la delincuencia, lo que además de exponer su integridad física los estigmatiza y aleja sus posibilidades de estudiar o acceder a una oportunidad de trabajo para salir de la miseria que los rodea.

Son los jóvenes que habitan los barrios marginales de Los Tres Brazos en Santo Domingo Este, muchos de los cuales quieren a través del programa “Impulsando políticas públicas municipales con enfoque de género e inclusión de juventudes en el Ayuntamiento de Santo Domingo Este”, poner en la agenda de los gobiernos central y municipal la creación de servicios elementales de salud, enseñanza, recreación, así como la implementación de políticas orientadas a la igualdad de género, la prevención de embarazos en adolescentes y violencia intrafamiliar.

Allí para muchos es normal que un amigo o familiar muera asesinado, una menor se convierta en mamá a los 15 años o que un joven abandone la escuela para dedicarse al trabajo informal.

En ese sentido Rafael Adames, Alexis José, Maite Féliz, Yineiris Sánchez, José Francisco Lorenzo Y Kati Rubio, quienes hacen vida en el grupo juvenil “Comunidad Avanzando Unidad por el Desarrollo de la Comunidad (Causa) y además son parte de La Mesa Municipal por la Igualdad de Género en SDE, están demandando tanto del Gobierno central como del municipal, que se definan las políticas públicas en materia de juventud.

Uno de los problemas más grave que enfrentan actualmente es la maternidad temprana. Y es que existe un fuerte vínculo entre la pobreza y el embarazo en adolescentes, pues este es más frecuente entre jovencitas pobres y con menor educación, en ese sentido Rafael Adames, coordinador de Causa, manifestó que la proliferación de embarazos en adolescentes en Los Tres Brazos está vinculada a la falta de formación académica, técnico vocacional y de espacios culturales en la zona.

“Los jóvenes aquí no tienen un centro comunitario donde hacer actividades de corte culturales, no hay una escuela técnica cercana, no tienen nada en que invertir bien su tiempo, entonces cuando se embarazan tanto la menor, como el padre de la criatura que en muchos casos también es adolescente se ven forzados a desertar de la escuela y esa realidad ensancha el círculo de la miseria”, dijo.

Servicios de salud. A pesar de la alta tasa de natalidad adolescente en la zona, en Los Tres Brazos no hay un hospital, solo tienen servicios de salud en dos dispensarios médicos que ofrecen consultas por un costo RD$50, en tanto que para situaciones de emergencias y partos deben trasladarse a otros sectores.

Su esperanza es que Gobierno les construya una maternidad, ya que en el sector viven miles de familias distribuidas en doce comunidades.

Problemáticas de seguridad. El joven Alexis José, también activista del movimiento juvenil, asegura que “la falta de oportunidad para los jóvenes favorece que muchos de ellos terminen involucrados en asuntos de distribución y consumo de drogas, delincuencia y lo menos malo sería trabajos informales y peligrosos como transporte de pasajeros en motocicletas”.

El tema de la delincuencia y la violencia afecta directamente a los muchachos principalmente a los que trabajan en un motor, porque los agentes policiales cada vez que lo ven lo detienen, “por simples sospechas o por un peinado raro, además del asedio frecuente también le quitan dinero”, asegura.
Y es que quien por azares del destinos logra un trabajo más digno, regularmente se debe trasladar al Distrito Nacional y hasta a otros pueblos del país “aquí el Estado no ha invertido un solo peso en la creación de fuentes de empleos”, dice.

Presupuesto Participativo. La ley 170-07 sobre Presupuesto Participativo, obliga a los cabildos a darle participación a las mujeres y jóvenes en la toma de decisiones sobre los recursos municipales. Sin embargo los munícipes de SDE, especialmente de Los Tres Brazos, aseguran que a pesar de haberse acercado, proponer y haber ganado la construcción de un centro comunitario, las autoridades del ayuntamiento del municipio se negaron a ejecutar la obra.

“No cumplen la ley alegando cosas como falta de terreno. Pero la realidad es que no nos dan participación en la toma de decisiones, la juventud es como si no existiera, solo se acuerdan de uno en la campaña”, explica José.

Y como consecuencia de esa actitud de los políticos hacia la juventud, los jóvenes no se están interesando en participar en los espacios políticos, “aquí en SDE los muchachos y muchachas han sido víctimas de mucha gente que viene a desarrollar proyectos los usan y luego se van y no vuelven jamás, se sienten reutilizados y por esa razón han perdido el interés”, sostiene.

Danza y teatro contra la desigualdad. Como respuesta al panorama desigual que viven estos chicos de SDE, el movimiento juvenil Causa con el apoyo del Centro de Solidaridad para el Desarrollo de la Mujer (CE-Mujer), Oxfamy el Bizkaia, esta impulsando un proyecto artístico callejero de danza y teatro que tiene como objetivo principal apartar a los jóvenes de los problemas sociales más comunes de la zona: embarazos en adolescentes, deserción escolar y delincuencia común.

“Tenemos un grupo de arte donde se ofrecen clases de baile y teatro, pero además el programa incluye charlas de superación y empoderamiento juvenil, así como talleres sobre temas de prevención de violencia y embarazo temprano, políticas municipales, y salud sexual, impartidas por C-Mujer y por el Centro para la Educación y el Desarrollo (Ceduca)”, explica Adames.

Cine en la calle. Aunque las problemáticas son las mismas en todo Santo Domingo Este, el auge varía de un barrio a otro, para llegar a los chicos que necesitan intervención, los líderes comunitarios han ideado un especie de cines fórum donde proyectan películas con temas sensibles referentes a su realidad, para crear conciencia e ir articulando el cambio.

A fuerza de voluntad. Con relación a la formación técnico profesional, el coordinador de Causa Rafael Adames, manifestó que gracias a Ceduca y CE-Mujer los jóvenes pueden aprender algún oficio aunque se tengan que trasladar lejos, “esas instituciones además de las clases nos costean el pasaje para transportarnos”, explica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *