Piloto dominicano que aterrizó en autopista de Rhode Island con una hermana relata maniobras para evadir la muerte

Piloto dominicano que aterrizó en autopista de Rhode Island con una hermana relata maniobras para evadir la muerte

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El experimentado piloto privado dominicano Rafael Campos, quien despegó del aeropuerto local Republic en Long Island (Nueva York), el 12 de noviembre para junto a una hermana ir a visitar a otra al hospital de Rhode Island, se vio obligado a aterrizar en la oscuridad de la noche, en un tramo de la congestionada autopista I-95 Norte, y relató las maniobras que tuvo que hacer para evadir las muertes de ambos en su avión de un solo motor Rockwell Commander 112.

Días después del espectacular aterrizaje, calificado como “de película”, el piloto de 60 años de edad, dijo a medios locales de Nueva Inglaterra que tuvo que tomar varias decisiones de vida o muerte en cuestión de segundos para evitar que el avión monomotor y que volaba a una altura d 3,500 pies, no se incendiara en el aire ni se estrellara en el pavimento, evitando también impactar a parte de los cientos de vehículos que transitan por la vía, especialmente un sábado en la tarde.

Narró que logró aterrizar en un carril de emergencia de la autopista, después de visitar a su otra hermana en un hospital de Rhode Island.

Campos, que hasta ese momento tenía 640 horas de vuelo desde que obtuvo su licencia de piloto hace ocho años, habló por teléfono desde su casa en Hempstead (Long Island).

En Nueva Inglaterra, despegaron de regreso a Nueva york del Aeropuerto TF Green en el poblado de Warwick a las 4:45 de la tarde (de noche en el noreste de Estados Unidos), con destino al aeropuerto Republic en el suburbio Farmingdale, de Long Island.

Quince minutos después de alzar el vuelo, el motor se apagó.

Narra que acababa de cambiar su frecuencia de radio a “Providence Approach”, e interrumpió con las palabras “¡Hola, hola, hola… comando 1337.J, tenemos falla completa en el motor!”

Dijo que solicitó los vectores al aeropuerto más cercano, y el más cercano era el de Richmond, a cinco millas de distancia, y con una sola pista de asfalto en el medio de la nada.

¿Estaba iluminada la pista? preguntó. No, respondió el centro de control de tránsito aéreo.

Incluso si tuviera la altitud suficiente para llegar al aeropuerto, explicó, podría no ser capaz de encontrar la pista en la oscuridad, y solo tenía una oportunidad.

“Si adivinaba mal y aterrizaba en los árboles, allí habríamos muerto”, relató el piloto.

El control de tráfico le preguntó si podía ver la carretera detrás de él. Ya había cruzado la autopista I-95 Norte, aproximadamente media milla atrás. “Voy a dejarlo en la 95”, le dijo al controlador.

Podía ver que el tráfico hacia el sur a la ciudad de Nueva York era un poco lento, lo que significaba que no era una buena opción porque no había espacio para aterrizar. Yendo hacia el otro lado, hacia Providence, el tráfico era más rápido y menos denso.

Inclinó el avión para alinearse con el tráfico hacia el norte. Las luces del vehículo no eran exactamente de pistas de aterrizajes, pero podía ver dónde estaba la carretera.

Trató de mantenerse alejado de la parte superior de los automóviles para que los conductores pudieran verlo a tiempo y evadirlo.

Pero en ese momento no no pudo hacer mucho. “Debes ir en la misma dirección o estás muerto”, dijo. “Simplemente bajas y aterrizas, con la esperanza de no aterrizar encima de un automóvil”.

Aterrizaron en el carril de avería, arrastrando chispas.

Estaba tranquilo, pero había estado tomando decisiones importantes rápidamente, intentando reiniciar el motor, encontrar un lugar para aterrizar, pedirle a su hermana que se callara para poder hablar con el controlador aéreo y buscar en la oscuridad las líneas eléctricas, pasos superiores y cualquier otra cosa que pudiera salvarlos. Con todo lo que sucedía, olvidó bajar el tren de aterrizaje.

Dijo que fue un error, pero al pensarlo más tarde, se preguntó si podría haber sido lo correcto.

Si hubiera aterrizado con neumáticos de goma, habría estado yendo tan rápido como a 100 mph, en peligro de chocar contra la parte trasera de los vehículos que circulaban a 60 o 70, cuyos conductores no habían notado que un avión subía rápidamente en su carril.

En cambio, aterrizó en el vientre de aluminio del avión, lo que redujo su velocidad mucho más rápido de lo que podrían haberlo hecho sus frenos.

Ha leído muchos relatos de aviones que aterrizan en carreteras, dijo, y sabe que tuvo suerte.

El avión se detuvo. Campos y su hermana saltaron, temiendo una explosión.

“Nunca he sido abrazado por tantos extraños”, dijo.

La gente dejó sus autos en los carriles de emergencias y corrieron a ver si los dos estaban bien. Ninguno de los abrazos fue superficial. “Me apretaban por unos dos minutos”, dijo.

La ruta I-95 norte fue bloqueada por autos detenidos. Un patrullero estatal de carreteras llegó casi de inmediato y se sorprendió al saber que nadie resultó herido y que la parte inferior raspada del avión fue el único daño.

“Fueron muy amables”, dijo Campos sobre los policías estatales

Se ofrecieron a llevarlos a los dos donde quieran.

Él y su hermana decidieron regresar al aeropuerto, alquilar un automóvil y regresar a casa.

En el camino, tuvieron que detenerse para tomar una siesta y durmieron tres o cuatro horas. Ya era el domingo 13 de noviembre por la tarde.

Después que la policía estatal cerró el lado norte en la salida 4, un camión remolcó el avión hacia el sur, que habría estado en el tráfico en sentido contrario si la carretera no hubiera sido cerrada, a un área de retirada de camiones que a veces se usa como estación de pesaje móvil.

El domingo, una compañía de remolque de aviones con sede en Florida envió una tripulación desde Boston para retirar las alas y remolcar la carga mucho más estrecha al aeropuerto Westerly.

Allí, los investigadores federales están tratando de determinar qué causó la falla del motor.

Campos, un camionero que aspira a obtener su licencia comercial y volar aviones de cargas, dijo que los investigadores no lo han entrevistado, pero espera que tenga que escribir un informe para la Junta Nacional de Seguridad del Transporte.

Revisó sus documentos y todo estaba en orden, incluyendo el registro médico. “Gracias a Dios, todo estaba bien”, dijo.

Su compañía de seguros decidirá si repara o reemplaza su avión Rockwell Commander 112. Si gastara más y mejorara, ¿su próximo avión tendría dos motores?, se le preguntó.

Señaló que no está seguro de eso, pero adelantó que está listo para volar de nuevo.

Campos emigró a los Estados Unidos cuando era adolescente. Tiene dos hijos adultos y dos nietos.

Preguntó si el entrevistador había notado cómo llamó a su compañía, propietaria del avión que es “American Dream Aviation LLC”.

La Policía Estatal de Rhode Island confirmó que los federales revisarán el avión de Campos para determinar el origen de la falla en el motor.

Ningún vehículo en el suelo fue golpeado, y el piloto y su hermana resultaron ilesos. “No podríamos pedir un mejor final”, dijo el oficial Jones, portavoz de la Policía Estatal en Rhode Island.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *