Prohiben construcción de casa al papá de Bella Hadid y se declara en bancarrota

Mohamed Hadid, padre de Gigi y Bella Hadid, está en serios problemas financieros: el empresario inmobiliario y hotelero se acaba de declarar en bancarrota luego de que el 20 de noviembre un juzgado de Los Ángeles le ordenara demoler la casa que empezó a construir en 2011 en el exclusivo y lujoso barrio de Bel-Air.

Al recibir la notificación y enterarse que él debía correr con todos los gastos de la demolición, estimados en 4.5 millones de dólares (unos 96 millones de pesos), sus abogados lo reportaron en bancarrota.

El equipo legal del papá de Gigi y Bella Hadid tuvo que declarar a su cliente en bancarrota y declararó a un juez que el empresario no sólo no podía correr con esos gastos de demolición, sino que tampoco puede cubrir el monto que cuesta la supervisión de dicha obra, estimada en medio millón de dólares (unos cinco millones de pesos).

La mansión que estaba construyendo Mohamed Hadid tenía 2 mil 800 metros cuadrados y se ubica en la cima de una colina que a su vez da a una carretea.

Un juez mandó detener la obra porque su ubicación es insegura y peligrosa. “Si esta casa se viniera abajo se llevaría una parte del barrio consigo”, se lee en la orden que dictó el juez.

El escrito también detalla que la construcción está asentada sobre una serie de pilares “a solo seis metros de la roca” en lugar de los más de nueve metros que estipulan las leyes de construcción de Los Ángeles.

Este no es el único problema que ha afrontado Mohamed Hadid. El año pasado el empresario fue acusado de haber abusado sexualmente de la modelo Miranda Vee, de 23 años, en el corporativo de la marca Guess.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *