Rusia advierte de una provocación con armas químicas en Siria a manos de terroristas y Cascos Blancos

Rusia advierte de una provocación con armas químicas en Siria a manos de terroristas y Cascos Blancos

Terroristas del Hayat Tahrir al Sham y miembros de los Cascos Blancos estarían preparando una provocación en la provincia de Idlib, afirman desde el Ministerio ruso de Defensa.

Milicianos del grupo terrorista Hayat Tahrir al Sham (antiguo Frente Al Nusra), en coordinación con la organización Cascos Blancos, planean llevar a cabo provocaciones simulando ataques aéreos y el uso de armas químicas en la zona de desescalada de Idlib (Siria), indicaron este martes desde el Ministerio de Defensa de Rusia.

Según el organismo estatal ruso, la población local de Sarmada, ciudad localizada a 30 kilómetros al noreste de la provincia de Idlib, informó que a primeros de noviembres un grupo de desconocidos llegó la localidad, acompañados por milicianos armados y un convoy de tres camiones con varios contenedores de productos químicos.

Además, uno de los vehículos transportaba un equipo profesional de video, así como munición de aviación y de artillería con marcas soviéticas y rusas.

Las autoridades rusas sugieren que los terroristas planean grabar y luego publicar en las redes sociales videos falsos sobre las supuestas consecuencias de los ataques contra la población local, presentándolos “como evidencia de los crímenes del Gobierno sirio y de las acciones de las fuerzas aéreas rusas contra los civiles”, recoge la agencia RIA Novosti.

Según las fuentes del Ministerio, los terroristas contratan a residentes locales para que participen en la grabación.

Las autoridades rusas señalaron que la información sobre la preparación de provocaciones en Siria por parte de los combatientes del comandante militar Abu Malik al Shami —miembro del grupo terrorista Hayat Tahrir al Sham— ha sido confirmada “a través de varios canales”.

La organización de voluntarios Cascos Blancos, ampliamente conocida y apoyada en Occidente, asegura dedicarse a prestar asistencia a las víctimas del conflicto sirio y a actuar como fuerza humanitaria en los territorios controladas por la oposición armada, sobre todo por el Hayat Tahrir al Sham, asociado a Al Qaeda. Sin embargo, el Gobierno sirio acusa a esta entidad de mantener vínculos con grupos extremistas y de llevar a cabo propaganda hostil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *