Casado se desentiende de sus posibles socios y se centrará en confrontar con Sánchez

Casado se desentiende de sus posibles socios y se centrará en confrontar con Sánchez

Rectificación tras rectificación, la campaña de Pablo Casado va camino de no parecerse en nada a la que él mismo protagonizó hace menos de seis meses. A los cambios en el discurso, para protagonizar el giro al centro, se han unido los cambios en las listas, con la presencia de tres ex ministras de perfil centrista, Ana Pastor, Elvira Rodríguez e Isabel García Tejerina. Pero los cambios no se quedan ahí. La estrategia también será muy distinta. El presidente del PP, Pablo Casado, ignorará el discurso y la estrategia de sus posibles socios, Ciudadanos y Vox, en contra de lo que ocurrió el 28 de abril, en el que se dedicó a hacer oposición a los partidos de centro derecha, para quedar de líder de ese espacio político. Pablo Casado sólo tendrá un contrincante en las elecciones del 10 de noviembre, Pedro Sánchez, para polarizar la campaña en sólo dos posibles candidatos a la presidencia, o el del PSOE o el del PP.

Esa estrategia lleva al PP a ignorar asuntos como el veto levantado por Albert Rivera a Pedro Sánchez, y centrarse en su camino, el que han comprobado que le ha dado buenos resultados, el de un discurso centrado y un partido integrador. Eso es lo que puede hacerle llegar, incluso, a votantes del PSOE, descontentos con la actitud de Pedro Sánchez, que lo que quieten son soluciones, experiencia de gestión, como la que le da ahora las ex ministras, y en el que estén representados todas las generaciones, como ocurre también ahora, y donde prime la tranquilidad, de ahí que su lema de campaña sea “Por todo lo que nos une”, aunque no será el único que se utilice de aquí al 10 de noviembre. Un lema que quiere decir, según el secretario general del PP, Teodoro García Egea, que presentó la campaña, “que el PP es el único capaz de sumar en este caos , y el único capaz de gobernar”.

Estrategia
Casado se aleja de la “España cabreada” y se centra en la que dialoga, pacta y forma gobierno

Lo que “nos une”, según García Egea, es “una España fuerte, estable garantía de oportunidad de futuro”. A los españoles les une su preocupación por “la familia, las pensiones, el empleo, la seguridad, la vivienda la educación, los mayores, la sanidad, Europa, el futuro”. Con ello, los populares quieren huir de la imagen de “una España cabreada” y centrarse en mostrar que el PP es el partido “que dialoga, que dice si a los pactos, y que dice sí a la formación de gobierno”.

Como ejemplo, todos los acuerdos que les han permitido gobernar en comunidades autónomas y ayuntamientos. Pero siempre que sean acuerdos en torno al PP. Es decir, si el domingo Pablo Casado hablaba de fórmulas para conseguir la gobernabilidad incluso con el PSOE, hoy fuentes de la dirección del PP subrayaban que esa oferta sólo es válida si el PP queda por delante del PSOE. Si son los socialistas los que al ser primeros tienen que intentar formar gobierno, que no cuenten con el PP, que se mantendrá, como alternativa, en la oposición.

Reacciones
La integración de la lista de Madrid es muy bien acogida en el seno del PP

En el PP se mostraban ayer satisfechos del impacto que han provocado los cambios en las listas, todo lo contrario de lo que ocurrió en abril, donde las críticas a los fichajes y a las exclusiones. Aplausos entre los más críticos, que ven atendidas sus quejas, al menos en parte, y que ven ahora en el PP un partido que sabe aprovechar todos los activos que tienen, vengan de donde vengan.

Ese giro en las listas acabará de darse hoy, cuando el comité de campaña cierre las listas definitivas, que aparte de los cambios anunciados integrarán también a otros dos antiguos dirigentes del PP que tuvieron altas responsabilidades en el PP y en el Gobierno, como Carlos Aragonés y Gabriel Elorriaga. La lista de Madrid la cerrará el alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida, como ejemplo de gestión.

Más cambios
Mari Mar Blanco encabezará Álava y falta con confirmar el destino de Juan José Cortés

Más allá de Madrid, el PP ha sacado de las listas por Madrid a Mari Mar Blanco, presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo y hermana del que fuera concejal del PP asesinado por ETA, Miguel Ángel Blanco. Sale de Madrid para encabezar la candidatura por Álava que Javier Maroto dejó vacía al irse de senador por Castilla León, cuando no consiguió escaño.

A mediodía de hoy sólo faltaba por despejar si Juan José Cortés, otro polémico fichaje de Casado en las elecciones de abril se mantenía como uno por Huelva, aunque el PP andaluz ha presionado para que o bien encabece la lista al Senado vaya de dos por esta provincia, en vez de ser el cabeza visible de la candidatura. Cambios en las listas en un momento en la que todo parece irle al bien al PP, al menos eso dice las encuestas, aunque ninguna le da como ganador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *