Atún encebollado, receta fácil 

Atún encebollado, receta fácil 

Esta receta de atún encebollado puedes hacerla también con bonito o albácora. Aprovecha el final de la temporada de estos pescados para disfrutarla en casa.

Hasta que nos aficionamos al sushi y a comer pescado crudo, el atún y el bonito se comían en marmitako, con tomate o con esta receta que es un clásico de nuestra cocina, el atún encebollado. Una receta que es puro sentido común, pues si tenemos un pescado que tiende a ser seco, qué mejor que un jugoso sofrito de cebolla para solucionarlo.

Ingredientes

  • Filetes de lomo de atún, 4 (600 – 800 g)
  • Cebollas, 4
  • Ajo, 2 dientes
  • Laurel, 2 hojas
  • Vino blanco, 150 ml
  • Caldo de pescado, 200 ml
  • Aceite de oliva virgen extra, 4 cucharadas
  • Harina de trigo, 1 cucharadita
  • Sal
  • Pimienta molida

01: Pasar el atún por la sartén

Salpimentamos los filetes de atún por ambos lados. Engrasamos una plancha o sartén antiadherente, la ponemos al fuego y marcamos los filetes los filetes de lomo de atún medio minuto por cada lado. Los reservamos.

02: Preparar la salsa de cebolla

En la misma sartén ponemos a calentar cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra a fuego medio y añadimos los dientes de ajo bien picados. Cuando el ajo empiece a “bailar” añadimos la cebolla picada en mirepoix – dados de aproximadamente un centímetro de lado -, salpimentamos y la pochamos a fuego bajo hasta que esté tierna y tenga un bonito color dorado.

Apartamos la cebolla hacia un lado o hacemos un hueco en el centro, añadimos la harina en el sitio que hemos dejado vacío, la tostamos ligeramente y añadimos el vino blanco y el laurel. Subimos el fuego y dejamos que evapore el alcohol.

03: Terminar de preparar el atún encebollado

Añadimos el caldo de pescado y el laurel, dejamos cocinar durante unos 5 minutos e introducimos los trozos de atún que teníamos reservados para que se terminen de hacer durante 3 o 4 minutos a fuego bajo.

04: Servir

Servimos nuestro flamante atún encebollado rápidamente. Podemos acompañarlo de patatas fritas, de arroz blanco, de puré de patatas o de unas simples patatas cocidas. El resultado es, en cualquier caso, para rebañar pan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *