definición, tipos, síntomas y causas

El mesotelioma maligno (MM) es un tipo de cáncer muy raro que se produce a partir de células transformadas del mesotelio, una membrana que recubre los órganos internos del cuerpo. A pesar de que se habla de él como una variedad oncológica, estudios apuntan que también existen los mesoteliomas fibrosos benignos (MFB) no cancerosos.

La forma cancerígena de esta patología es una neoplasia agresiva de mal pronóstico y, según fuentes científicas, el tiempo de latencia se puede extender hasta los 32 años. Por todos estos motivos, reconocer los síntomas se hace esencial, sobre todo en personas que han estado en contacto con asbesto (una variedad impura del amianto).

Sobre la distribución del mesotelioma

Para comprender quién debe preocuparse por un potencial mesotelioma, es necesario describir los grupos de riesgo y la prevalencia de la enfermedad. Los patrones epidemiológicos más importantes de este tipo de cáncer son los siguientes:

Desde luego, como podemos ver, estamos ante una enfermedad ligada al sector de la edificación. Por ello, el perfil típico de la persona con esta patología es un hombre relativamente joven, en edad laboral, dedicado a la construcción en un lugar sin legislación férrea.

Los obreros de la construcción son un grupo de riesgo, ya que el asbesto era un material empleado en las edificaciones.

Para saber más: Enfermedad pulmonar intersticial

¿Qué es un mesotelioma?

Como ya hemos dicho, el mesotelioma es un proceso tumoral que puede ser maligno (MM) o benigno (MFB) en la cavidad pleural o peritoneal del paciente. Debido a que la forma maligna es un tipo de cáncer, los efectos se producen por el crecimiento descontrolado de las células en forma de tumores en las cavidades del tórax y del abdomen; a su vez, pueden expandirse a través de metástasis.

Tipos

Según el Instituto Nacional del Cáncer (NIH) existen diversos tipos de mesotelioma, según su localización. Estos son los siguientes:

Como podemos observar, los tipos más comunes de mesotelioma son aquellos que se encuentran relacionados con el aparato respiratorio. Esto no es coincidencia, pues la exposición al asbesto fomenta la aparición de estos tumores malignos cuando se inhalan sus micropartículas.

Según la Sociedad Americana del Cáncerel mesotelioma maligno también se puede dividir en función de los tipos celulares del tumor. Estos pueden ser epitelioides, sarcomatoides o bifásicos, siendo la primera variante la menos agresiva de todas.

Síntomas del mesotelioma

Tal y como es de esperar, un proceso tumoral en el revestimiento del corazón y otro en el área pulmonar se manifestarán de formas completamente diferentes. Los síntomas más comunes son los asociados al mesotelioma pleural. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, estos son los siguientes:

Este cuadro clínico se asocia a la aparición de una masa tumoral cerca de los pulmones. Aún así, la variante peritoneal cursa con otros síntomas, tales como dolor en las costillas, bultos en el abdomen o estreñimiento continuado.

Así pues, la sintomatología de la enfermedad dependerá del lugar de crecimiento del tumor primario. Estudios científicos recogen que, por ejemplo, la variante pericárdica se puede asociar a dolor en el esternón, taquicardias y sensación de falta del aire. Debido a la baja prevalencia de los mesoteliomas en el corazón, pocas veces son sospechados en un principio cuando un paciente ingresa al ambiente hospitalario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *